domingo, 26 de agosto de 2012

Un tros de cel

Después de exactamente dos meses de inactividad en los que he dedicado el tiempo a otros menesteres, unos más productivos y otros menos, retomamos las reseñas de libros de Alcoy con Isabel-Clara Simó y su último trabajo, "Un tros de cel", novela editada por Bromera en su colección L'Eclèctica en marzo de este mismo año de 2012.
La novela, de 144 páginas y que yo leí en un suspiro, sólo dos tardes cortas, nos narra la historia de la pequeña Wing, una niña china de familia pobre que es atrapada por las redes de prostitución y acaba vendiendo su cuerpo como prostituta de lujo en València. La historia sigue dos hilos diferentes: por un lado la historia de Wing cuando acaba de cumplir los 18 años y decide dejar ese tipo de vida y empezar una nueva, pues su próxeneta siempre le ha prometido la libertad cuando cumpliera la mayoría de edad, y por el otro la historia de la pequeña Wing, la vida con sus padres y hermanos, su estancia en casa de una hermana de su madre que está inválida, cómo sus padres la venden como esclava a una red de prostitución y como es enviada a València en barco como si fuese un animal, etc. En ocasiones la narración contiene momentos sumamente duros, aunque son contados por la protagonista desde la distancia, con frialdad y sin emoción, como alguien que cuenta la vida de otra persona, no la suya propia.
"Un tros de cel" nos habla de un mundo que creemos que está muy lejos pero en el que viven muchas mujeres con las que podemos cruzarnos en la calle, mujeres que sufren el abuso y la violencia y que poca gente mira de frente. Es una historia cruel y atroz, pero una historia en la que la autora ha querido guardar un rayo para la esperanza, una oportunidad de escapar de ese mundo gracias al esfuerzo y la lucha ante la adversidad de la vida.
En la linea de Isabel-Clara Simó.