jueves, 16 de octubre de 2008

Arqueología industrial de Alcoi

Después de leer este librito, no me queda más que echarme a reír, o mejor dicho, echarme a llorar. Y no es por el contenido en sí del trabajo, del cual pasaremos a hablar más tarde, no; se trata de aquello que los autores reclamaban con "Arqueología industrial de Alcoi" y lo que realmente se ha conseguido después de los casi treinta años que han pasado desde la publicación de este libro. En la página 15, los autores dicen Habría (...) que impedir que la civilización industrial en la que vivimos destruyese su propia historia. Para esto, las instituciones municipales pueden ofrecer una gran ayuda a nivel local y comarcal. Que gracia, es realmente triste que este deseo haya pasado del todo inadvertido. No sólo no se ha protegido el patrimonio industrial que tenemos (a excepción de casos como la fábrica Els Solers o las pintorescas chimeneas), si no que las "instituciones municipales" se han encargado de llevarse por delante gran parte de este patrimonio por "ser viejo", ya sea de una forma activa o por dejadez: el barrio obrero del Centro, la Estación del Norte con sus muelles, almacenes y talleres (¿Alguien sabe que fue de aquella grúa que había en lo que actualmente es el cruce entre Gabriel Miró y San Luis Beltrán?), esa maquinaria que a día de hoy podemos ver prácticamente a la intemperie por los cristales rotos de la fábrica sita en la calle Salvador Allende-Agres, y un triste largo etcétera.
No suelo ser partidario de la conservación al 100%, pero sí deberían conservarse ciertas cosas o al menos documentar mucho de este patrimonio que se ha dejado perder. A fin de cuentas Alcoy es lo que es gracias al periodo industrial. En fin, dejemos de lamentarnos y pasemos a lo que realmente nos ocupa, que son los libros.
Esta publicación fue editada por el Ayuntamiento, y en ella sus autores, Rafael Aracil Martí, Manuel Cerdá Pérez y Màrius García Bonafé dan apenas unos esbozos de los que fue la industrialización en nuestra ciudad. No entran en ningún tipo de detalles, se limitan a esbozar en lineas muy generales esta parte de la historia de Alcoy.
Destacan las fotografías, realizadas por Délia Fernández Almodóvar, por el hecho de que muchas de las imágenes que inmortalizan ya no existen, aunque es una verdadera lástima que todas sean en blanco y negro con un horrible tono verde que las desmejora mucho, y además algunas de ellas, bastantes, carezcan de pie explicativo.
A pesar de esto, hay que tener en cuenta que se trata de una de las primeras publicaciones sobre arqueología industrial en Alcoy, por lo que supuso una primera piedra para este tipo de estudios, aunque siguen faltando publicaciones sobre el tema.
De todas maneras, para quien esté interesado en el tema, puede consultar títulos sobre arqueología industrial en general, como las actas de los congresos de arqueología industrial del País Valencià (1990, 1994) o "Jornades sobre teoria o métodes d'Arqueologia Industrial" (1989),"Arquitectura industrial : concepto método y fuentes" (1998), de Inmaculada Aguilar Civera, Enciclopedia valenciana de arqueología industrial (1995), además, de gran número de publicaciones sobre la industrialización en nuestra ciudad.