martes, 26 de marzo de 2013

El Tunel, sus dulces secretos

Si hay algo que gusta en Alcoi es la Tradición, además Tradición con mayúscula, aunque algunos, entre los que me incluyo, acabemos en algunas ocasiones de la dichosa tradición hasta las narices. Entre estas tradiciones locales podríamos incluir a la Confitería El Tunel (de la que nunca acabaré hasta las narices), sita en la calle San Lorenzo, esquina con la calle San José. Y es tradicional debido a que se inauguró allá por el año 1822 y a que, a pesar de haber sido regentada por diferentes propietarios, parece ser que siguen elaborando sus productos de forma totalmente tradicional, lo que los convierte en toda una delicia.
¿Y a qué debemos esta introducción? Pues a que el pasado mes de diciembre esta confitería editó un libro titulado "El Tunel, sus dulces secretos", en la que nos cuenta un poco la historia de este comercio, así como la historia de sus productos. El texto corre a cargo de Jordi Grau, veterano ya en la participación de libros sobre Alcoi, y las fotografías son de José Aguilar, y hay que reconocer que nos provocan un irresistible impulso de salir corriendo a comprar algo de chocolate.
Pero si alguien está buscando un libro de recetas a la antigua usanza, se equivoca, pues el libro en lo que verdaderamente se centra es en hablar sobre los productos típicos que se elaboran en este lugar: origen si se tiene conocimiento de él, ingredientes utilizados, características especiales de su elaboración, peculiaridades locales con respecto a otras zonas, etc. Lo que se dice recetas (ingredientes y pasos a seguir que es lo que todo aficionado a la cocina espera) son más bien pocas, un total de doce, que son la de la coca de canónigo, de los buñuelos de viento, de la tortà d'atmeló, de la coca de piñones y cabello de ángel, de la crema pastelera, de las trufas de chocolate negro y de chocolate con leche, de las figuritas de mazapán, del pastís de glòria, de la quiché lorraine, y ya para acabar, la receta de los saladitos variados. La verdad es que una coge el libro con ansías de saber ciertas recetas y acaba un poco decepcionada en este aspecto. Pero como ya he dicho, el libro está orientado a hablarnos más de la historia de El Tunel y de sus productos a nivel general.
Me ha parecido un libro aceptable, aunque un poco caro para lo que ofrece (30 €, si no me equivoco). Creo que falta un poco más sobre la historia del propio establecimiento, pues nos deja un vacío bastante grande de un siglo, exactamente entre el año de su inauguración y la segunda década del siglo XX, cuando Francisco Gadea Bernabeu se hizo con el traspaso de esta confitería. También echo en falta los pies de las fotografías, al menos en las primeras donde aparecen personas, ya que no sabes quiénes son los retratados.
A pesar de estos puntos negativos, no puedo dejar de recomendaros que le echéis un vistazo, ya que no deja de ser parte de nuestra historia; eso sí, la historia más dulce.
Por cierto, los beneficios obtenidos en la venta de este libro están destinados a la Asociación de Amigos y Familiares de Enfermos de Alzheimer de Alcoy y Comarca.

2 comentarios:

Viper dijo...

La veritat és que el fulleges i es fa la boca aigua...

Però sí, li falta "xixa".

Judith dijo...

Una llàstima. Crec que si hagueren inclós més receptes hagueren venut més llibres. Encara que supose que no volien desvetlat massa els seus secrets.
Salutacions.