miércoles, 19 de agosto de 2009

Un recetario de cocina alcoyana del siglo XIX

Después del inevitable descanso estival que hemos intentado aprovechar de manera infructuosa para leer interesantes lecturas que comentar, volvemos con energías renovadas y con nuevos proyectos que espero poder poner en marcha en un futuro no demasiado lejano.
Para empezar esta nueva temporada voy a empezar con una curiosidad que encontré en las estanterías de la Sección Local de nuestra Biblioteca Municipal (sección que todos los que estéis interesados en este blog debéis visitar). Se trata de un recetario de cocina del siglo XIX, publicado por la editorial “Misèria i Companyia” en el año 1997 cuya característica más relevante es la de tratarse de un facsímil. El título es "Un recetario de cocina alcoyana del siglo XIX", título ficticio que la editorial le puso para su publicación, pues el original como es lógico carecía de uno.
El librito, de apenas 15 x 11 centímetros, recoge más de 100 recetas para elaborar todo tipo de comidas y bebidas, desde el típico café licor alcoyano hasta diferentes clases de turrones, pasando por todo tipo de recetas de carnes, pescados y postres deliciosos, e incluyendo bebidas como la ratafía, típica de la zona de Girona.
El autor o autora de este pequeño recetario es anónimo, pues no aparece ningún nombre en el cuaderno, pero desde luego se molestó en realizar de forma muy cuidadosa el recetario, ya que paginó la libreta y ordenó las recetas según el tipo de plato de que se trataba: primero las bebidas, luego los dulces y postres, y finalmente los platos fuertes de carnes, pescados, verduras, etc. (estas recetas no están ordenadas). Además de escribirlas cuidadosamente les puso el título a cada una de las recetas y al final del cuaderno añadió un índice para localizar fácilmente las recetas que quería realizar.
Como curiosidad, comentar que quien quiera hacer uso de este recetario, primero tendrá que averiguar a cuanto equivalen en kilos las onzas, los cuarterones, las libras y los cuartillos.
Para concluir, se echa de menos una introducción en la que se explique un poco de dónde salió este recetario, por qué se decidió hacer el facsímil... un poco la historia del recetario publicado.