lunes, 28 de mayo de 2012

La veïna

Isabel-Clara Simó es una de esas autoras a las que de forma periódica vuelvo una y otra vez; me ocurre como con otros autores a los que sigo, como Arturo Pérez Reverte, Eduardo Mendoza o Silvestre Vilaplana, que aunque no siempre te gustan de la misma forma todos sus trabajos, siempre te ofrecen algo interesante y siempre hay alguna cosa que te aportan.
En este caso que he querido leer otra vez a la Simó me he decidido por "La veïna", una novela corta publicada por la editorial Área en 1990 y reeditada en ocasiones posteriores, siendo la última vez en 2002 por Edicions 62. El argumento trata sobre las peripecias de Leonard Bent, un hombre solitario por elección, sencillo trabajador de un banco y con una vida más bien tranquila y aburrida. Pero todo cambia cuando un día, a la hora de comer, suenan unos golpes en la puerta de su casa y Leo se encuentra al otro lado de la misma a dos policías que quieren realizarle una serie de preguntas sobre su vecino del sexto. Éste ha sido encontrado en su oficina muerto a causa de lo que en un principio parecía un suicidio, pero que ha resultado ser claramente un asesinato. A partir de ahí, el argumento se va enredando y el protagonista se verá envuelto en distintas situaciones en las que irá acompañado por la joven, bella e inconsciente vecina y recién estrenada viuda rica de la que se irá poco a poco enamorando.
Se trata de una novela negra que se lee en poco más de una tarde pero que entretiene bastante. Los pocos personajes que aparecen, el policía Colomer, Nora la hermana de la viuda, Blanca la amiga de Leo, etc. ayudan a crear un contexto creíble haciendo que el conjunto sea bastante bueno.
Para pasar un buen rato.
Por cierto, en esta ocasión os dejo dos portadas diferentes de este libro. Y por supuesto, si no lo habéis leído, podéis cogerlo prestado en la Biblioteca Central o en la de la Zona Norte.