jueves, 28 de noviembre de 2013

Vestigis urbans de la Guerra Civil a Alcoi. Rutes de la memòria.

Hace sólo un par de meses ha visto la luz la última publicación de Àngel Beneito i Paco Blay. Como vienen haciendo últimamente han vuelto a tratar el tema de la Guerra Civil en nuestra ciudad, en esta ocasión con un libro de rutas de lo más interesante. Su título "Vestigis urbans de la Guerra Civil a Alcoi: Rutes de la memòria".
El libro, de formato apaisado y más bien pequeño (13 x 21 cm.), tiene 96 páginas y ha sido redactado en tres idiomas, valenciano, inglés y castellano, por lo que es, no sólo un libro sobre historia contemporánea, sino también una especie de guía turística para que los visitantes y por supuesto para que todos los alcoyanos podamos pasear por las calles de nuestra ciudad observando las huellas que la Guerra Civil dejó en los edificios.
El libro se estructura en cinco rutas diferentes: Ruta A: Calle de Santo Tomás y plaza de España; ruta B: Paseo de Ovidi Montllor, plaza de España y calle San Nicolás; ruta C: Los Salesianos, Parterre y Plaza de España; ruta D: El Ensanche; ruta E: Los impactos de los bombardeos. En cada una de las rutas se enumeran los distintos edificios o elementos que pueden verse actualmente o que ya no están y que se vieron afectados con el devenir de la Guerra. En los textos se incluyen detalles como un poco de información histórico-artística de los edificios, los usos de los mismos antes, durante y después de la contienda, los nombres de algunas calles en aquel momento, etc. Por supuesto los autores han incluido fotografías tanto antiguas como modernas de los lugares de los que se habla, así como la reproducción de parte de algunos planos.
Una vez más los autores han acertado en su trabajo. Se trata de un libro muy bien documentado que de forma directa y concisa busca que aquello que ocurrió no caiga en el olvido y que todos podamos identificar las señales y cicatrices que han quedado en las calles de Alcoy, no en vano el subtítulo del libro es "Rutes de la memòria". Sólo le veo un pequeño problema, y la verdad es que no es culpa de los autores: algunos de los edificios de los que nos hablan no son visitables, como es el caso de la mayoría de los refugios antiaéreos, pues en la actualidad sólo está abierto al público el del Paseo de Cervantes.
No puede faltar en nuestra biblioteca de sección local.