lunes, 4 de marzo de 2013

Confidencias al espejo

Cada cierto tiempo Ricardo Canalejas Romá nos presenta un libro de fotos sobre nuestra ciudad. El último fue presentado en el Salón Rotonda del Círculo Industrial el pasado día 12 de diciembre de 2012 y lleva por título “Confidencias al espejo”. La temática que recoge es el del mundo de las peluquerías y de las barberías, desde la antigüedad hasta los años setenta, con alguna mención puntual a los ochenta.
El autor intenta utilizar un hilo conductor cronológico, que no siempre consigue seguir, y así, época a época nos va contando a muy grandes rasgos la historia de la peluquería, introduciendo algunos datos históricos sobre el tema en Alcoy. Desgraciadamente no de todas las épocas Canalejas tiene datos o sólo puede ofrecernos algunas frases, por lo que tal vez no debería haberse remontado tanto en el tiempo que abarca. La época más interesante es el siglo XX, ya que en este caso el autor sí ha podido hablar más de las peluquerías y barberías alcoyanas, pues seguramente ha podido encontrar tanto material gráfico como también fuentes orales y documentación de archivo. A pesar de esto, creo que hay demasiada paja y alguna que otra frase demasiado ñoña que intenta apelar al sentimentalismo del lector.
Al final de cada capítulo y a partir de los años veinte del siglo XX, incluye un listado de las peluquerías y barberías que había en nuestra ciudad, indicando en cada caso el dueño y el domicilio. También es interesante el capítulo de vocabulario y locuciones alcoyanas referidas a las barberías que ha sido extraído del capítulo 228 del libro inédito de Josep Tormo Colomina “Materials per a l’estudi del parlar d’Alcoi”.
Como siempre, resaltar el trabajo de búsqueda de material fotográfico y de los testimonios orales de Ricardo Canalejas, quien siempre tiene éxito entre el público con sus trabajos. Como punto negativo, decir que se le ha escapado alguna falta de ortografía y que a mí, particularmente, me ha parecido un poco aburrido, debido sobre todo a que se trata de un tema que no me va mucho y a que las fotografías, en este caso, son muy monótonas.
Por cierto, recordar que los beneficios de la venta del libro irán a parar a asociaciones benéficas de nuestra ciudad. Como siempre, Ricardo Canalejas muy generoso y solidario, un aplauso para él.