miércoles, 6 de julio de 2011

Somiant amb Aleixa

Una vez más presentamos una obra que en este caso viene avalada por un premio, en este caso el cada vez más prestigioso Premi de Literatura Eròtica La Vall d'Albaida, que "Somiant amb Aleixa" obtuvo en 2010. En este caso no tenemos un único autor, sino que el libro ha sido escrito a cuatro manos por Francesc Mompó, de l'Olleria y graduado en Psicología y licenciado en Ciencias de la Educación, y por la alcoyana Mercè Climent, ingeniera agrónoma y licenciada en Filología Hispánica. Tengo que reconocer que no conocía a esta autora, por lo que tendré que indagar más en su trayectoria literaria para poder presentaros más trabajos suyos. De todas formas adelantaros que, según nos cuenta la solapa de este trabajo, también ha publicado la novela infantil "Lina Panxolina i el quadern màgic"; por cierto, me resulta curioso este cambio de registro tan radical y me recuerda a una pastelería sita en Sant Vicent del Raspeig cuyo reclamo es "Tartas infantiles y eróticas" ¿estarán expuestas juntas?
Bueno, centrándonos en el libro que reseñamos, reconozco que me ha decepcionado. Sí, es cierto, ha ganado un premio importante, está escrito por dos titulados uno de los cuales es filólogo, he leído algunas críticas por internet y lo recomiendan, pero... a mí no me ha gustado, y es que para gustos colores.
¿Por qué no me ha gustado? Sencillo, no hay casi argumento. La historia nos cuenta la historia de Aleixa, una joven que ha heredado de su madre y abuela un extraño don que pasa de madres a hijas y que consiste en que cuando alguien sueña con ella, ella tiene ese mismo sueño. Así Aleixa sufre los calenturientos sueños de la gente que la rodea, el encargado de la tienda donde trabaja, una amiga, el jefe de estudios del instituto donde da clases a media jornada, un alumno, el dueño de una librería..., y la convierten en una persona insegura en sus relaciones personales. El argumento no estaría mal, si no fuera porque está muy desaprovechado y acaba convirtiéndose en una simple excusa para describir con todo lujo de detalles diferentes situaciones de carácter subido de tono. Eso sí, las hay para todos los gustos, por lo que el lector ávido de este tipo de literatura no se sentirá para nada decepcionado.
Poco más que añadir, sólo que la portada diseñada por Carles Barrios me parece bastante sugerente y apropiada a la obra. Si estáis interesados, os recomiendo que visitéis los blogs de los autores, el de Francesc Mompó y el de Mercè Climent.